Estudio del Estado Nutricional y Técnicas de Producción de Tres Comunidades en Ecuador

Se realizó esta investigación para determinar el estado nutricional de la familia, examinar los mecanismos empleados en la producción animal y de cultivos y para conocer las características socioeconómicas de las familias.

Resumen

Se realizó una investigación en tres comunidades en los Andes ecuatorianos con el objetivo de: a) Determinar el estado nutritional de la familia; b) Examinar los mecanismos empleados en la producción animal y de cultivos; y c) Conocer las características socio-económicas de la familia. Los resultados de este estudio demuestran la existencia de una serie de factores que influyen en la desnutrición de niños y adultos. El uso inadecuado de los recursos disponibles, la falta de empleo, la mala sanidad, la pobreza, el analfabetismo, las condiciones climáticas adversas y los factores dietéticos son los elementos que conforman los sistemas de producción y que a su vez influyen el pobre estado nutricional de la gente.

Se encontraron tres sistemas de producción: el sistema de subsistencia, el sistema semi-comercial y el sistema comercial. Dentro del sistema de producción de subsistencia se encuentran todos los agricultores de la comunidad de San Francisco y parte de los agricultores de San Clemente y San Nicolás. El sistema de producción de subsistencia todavía existe porque las alternativas para los agricultores son limitadas o simplemente inexistentes. Los pequeños agricultores en las tres comunidades estudiadas han adaptado algunas estrategias de producción para obtener algún beneficio de sus pequeñas parcelas. El estudio de estas estrategias y las acciones que en base a ellas se tomen permitirán avanzar en la tarea de mejorar las condiciones de vida de la gente en el sector rural de Ecuador.

Introducción

A pesar de los avances científicos que han permitido el incremento de la producción mundial de alimentos, todavía hay problemas de hambre, desnutrición y destrucción de los recursos naturales entre los agricultores que producen a pequeña escala. Ya no existe la creencia de que el producto de las investigaciones en las estaciones experimentales puede ser introducido fácilmente por los pequeños productores.

Los problemas típicos del subdesarrollo se caracterizan por un desbalance en los aspectos económicos, sociales y políticos de un país (Furche, 1982). Un ejemplo de este desbalance son los miles de familias campesinas en la provincia de Chimborazo que todavía viven en condiciones de pobreza, careciendo de suficientes recursos para vivir una vida decente (Haney, 1988).

El estudio socio-agrícola presentado aquí examina los sistemas de producción de pequeña escala y explica cómo técnicas de producción agrícola, pecuaria, aspectos económicos, recursos naturales y de manejo son integrados y utilizados en el proceso productivo. Este trabajo identifica el sistema dinámico de producción agrícola, el sistema de producción pecuario y la manera en que estos sistemas influyen en la nutrición y economía de las familias campesinas. Se ha dado atención especial a la dieta típica de la familia y su base social.

Este estudio se realizó con el objetivo de que el Instituto de Agricultura y Ciencias Alimenticias Ezra Taft Benson de la Universidad Brigham Young disponga de una base para futuras investigaciones y acciones en Ecuador. Para alcanzar este objetivo se investigaron tres comunidades en los Andes ecuatorianos.

Materiales y Métodos

Este estudio se desarrolló en tres comunidades de la provincia de Chimborazo: San Francisco de Macají, San Nicolás de Tunshi y San Clemente. Las comunidades cuentan con 128, 120 y 112 familias respectivamente. Para este trabajo se seleccionó como muestra el 50% de las familias. Para obtener la información, se usó un cuestionario de aproximadamente 180 preguntas, el cual se completó mediante preguntas directas al agricultor y mediante observación de la situación en la parcela. También se usaron técnicas de observación participativa y demostraciones prácticas. Con el fin de obtener información significativa en el área de nutrición y salud, se pesó y midió a todos los niños menores de 5 años de las tres comunidades. Para el análisis de la información se emplearon los siguientes análisis estadísticos: las medidas de tendencia central y dispersión, el chi cuadrado y el análisis de regresión

Resultados y Discusión

Educación

Treinta y siete por ciento de los jefes de hogar en las comunidades de San Francisco y San Nicolás no tienen ningún nivel de educación y menos del 4% han recibido educación secundaria. En la comunidad de San Clemente, el 13,3% de los jefes de hogar no tienen ningún nivel de educación. Estos datos muestran que el analfabetismo es mayor que en los datos a nivel nacional reportados por el World Almanac (1995), pero menores que los valores reportados para algunas comunidades de la provincia de Chimborazo, que de acuerdo a Chiriboga (1984) y Durston y Crivelli (1984) llega al 59%.

Número de Hijos

La comunidad de San Francisco, donde las familias tienen un promedio de 6,4 hijos es también la comunidad con la tasa más alta de analfabetismo entre los jefes de hogar. El menor número de hijos por familia se encontró en la comunidad de San Clemente, que a la vez tiene el nivel más bajo de analfabetismo. Estos resultados concuerdan con Whitaker y Colyer (1990) quienes indican que la gente sin educación tiene familias más grandes y por lo tanto perpetúa las condiciones de pobreza.

Salud, Nutrición e Higiene

Eliminación de la basura. Hay tres alternativas que las familias tienen para disponer de la basura de la casa: la queman, la entierran o simplemente la tiran en cualquier parte de la finca. Ésta última es la alternativa más usada en las tres comunidades. La prevalencia de esta práctica puede estar relacionada con la distancia de estas comunidades a Riobamba, el mayor centro urbano de la provincia. En San Nicolás, que es la comunidad más alejada, 85% de los hogares botan la basura en cualquier parte de sus fincas.

Eliminación de excretas. Más del 90% de las familias en las tres comunidades tienen letrinas. Sin embargo, no todos usan las letrinas de acuerdo al objetivo de su construcción; algunos las usan como un lugar de almacenamiento. Aquellos que no usan sus letrinas realizan sus necesidades biológicas a campo abierto, incrementando por lo tanto el riesgo de trasmisión de enfermedades.

Dieta típica. En San Francisco y San Nicolás las papas constituyen la base principal de la dieta familiar, mientras que en San Clemente es el arroz. Fideos, avena, harina de frijol y pan son los cuatro productos procesados más importantes en las tres comunidades. Cuyes, conejos y pollos son consumidos rara vez; están limitados a ocasiones especiales como fiestas, época de cosechas o cuando algún miembro de la familia está enfermo.

Evaluación nutricional. El análisis nutricional de la dieta de las tres comunidades indica que la gente está consumiendo dietas cuyo valor nutritivo es significativamente más bajo que los valores recomendados, con excepción de algunos minerales y vitaminas. De esta situación los más afectados son los niños, mujeres embarazadas y mujeres lactantes, cuya nutrición en la mayoría de los casos no llega al 50% de lo recomendado. En general, la dieta de las familias en las tres comunidades no satisface los requerimientos energéticos ni proteínicos.

Es bien conocido que infantes y niños necesitan más proteína por unidad de peso que los adultos (Schmitt, 1979). Por su parte, la gente mayor, que ingiere menos energía, necesita proteína animal de calidad (Bisonette, 1983). Sin embargo, en las tres comunidades, las familias consumen carne solamente en ocasiones esporádicas, generalmente cuando un animal ha muerto por un accidente o enfermedad. Estos resultados ratifican la afirmación de Corkill y Cubitt (1988) de que en las comunidades rurales ecuatorianas la dieta familiar es deficiente en proteína animal.

El 65% de los niños en las comunidades es de baja estatura con respecto a su edad, lo cual demuestra que un alto porcentaje de niños ha sufrido períodos acumulativos de desnutrición y enfermedad en años recientes. Esta situación es peor entre niños de 2 a 3 años, ya que el 77% de ellos presentan retardo en la talla. Esto podría ser una consecuencia del cambio en la práctica alimenticia de lactancia a la comida familiar en la mesa, lo cual sucede generalmente cuando los niños cumplen 2 años de edad.

El indicador peso por talla (desnutrición) se presenta solamente en 2,6% de los niños, siendo el grupo más afectado los niños de 1 a 2 años de edad. En este grupo, 11% sufre desnutrición. La disminución de desnutrición en niños de 2 a 4 años sugiere que los niños, después de los 2 años reciben suficiente alimento, de manera que se recuperan de algunos de los efectos de desnutrición aparecidos anteriormente.

La mayoría de tanto los niños como las niñas, 65%, son bajos de estatura. Esto coincide con De Grijalva y Grijalva (1994), quienes indican que no existe preferencia de sexo en las prácticas alimenticias de las familias. Sin embargo, la desnutrición es más prevalente en las niñas (3,4%) que en los niños (1,8%), lo cual contradice los resultados de De Grijalva y Grijalva (1994), quienes indican que la desnutrición en Ecuador es más prevalente en los niños que en las niñas.

Morbilidad. La morbilidad infantil en las comunidades San Francisco, San Nicolás y San Clemente es de un 40%, 55% y 66% respectivamente. Esta alta morbilidad infantil puede ser atribuida a la falta de higiene en las casas, a la crianza de los animales dentro de la casa y a la eliminación de excretas a campo abierto. Probablemente existe una relación entre la morbilidad infantil y el botadero de basura localizado en los límites de la comunidad San Clemente. Varias personas trabajan recogiendo basura y probablemente acarrean enfermedades a sus hogares. Las enfermedades más comunes encontradas en las tres comunidades fueron respiratorias e intestinales.

Mortalidad. La tasa de mortalidad infantil es 27% en San Francisco, 17% en San Nicolás y 12% en San Clemente. La principal causa de esta alta mortalidad infantil en las tres comunidades es producto de la combinación de factores tales como la dieta desbalanceada e insuficiente, la falta de disponibilidad y seguridad para la obtención de alimentos, la dificultad en obtener atención médica, la falta de higiene, la alta incidencia de infecciones, el analfabetismo y los sistemas de producción presentes. Considerando la pobre nutrición y las condiciones sanitarias en estas comunidades, sólo algunos de los niños que sobreviven tendrán un desarrollo físico e intelectual adecuado.

Producción Agropecuaria

Los agricultores de producción a pequeña escala en las zonas estudiadas se diferencian entre sí en el aspecto socioeconómico. Esto se debe a las características adversas de sus predios y a las alternativas que tienen para garantizar la supervivencia familiar.

Disponibilidad de riego. Desde hace mucho tiempo, la disponibilidad de agua para uso doméstico y producción agrícola en la sierra ecuatoriana ha sido inadecuada. En San Nicolás todos los agricultores tienen acceso a agua de riego, 90% en San Clemente y ninguno en San Francisco. Los habitantes de la comunidad de San Francisco han realizado varias gestiones para dotar de riego a sus parcelas. Desafortunadamente, la única posibilidad es bombear agua del río Chibunga, el cual está 300 m b.n.m. El costo de este proyecto es tan alto que hasta la fecha ninguna institución ha podido financiarlo.

El sistema de riego Chambo, el cual es un canal de 64 km, provee de riego a las comunidades de San Nicolás y San Clemente. El servicio es mejor en San Nicolás por encontrarse mucho más cerca de la bocatoma que la comunidad San Clemente, donde el servicio es irregular, sobre todo por los trabajos de ampliación del sistema que son llevados a cabo por la unidad ejecutora del proyecto Chambo-Guano. Este problema es mayor en San Clemente a causa de la textura arenosa de los suelos.

Insumos agrícolas. El uso de insumos agrícolas modernos no significa que los agricultores tienen un sistema de producción orientado hacia el mercado; en algunos casos forma parte del sistema de producción. Los agricultores adoptan o desechan diferentes estrategias de producción de acuerdo a sus propias circunstancias. Por ejemplo, en la comunidad de San Francisco, dadas las pobres características de sus parcelas, los agricultores han descubierto que no es rentable invertir cualquier recurso además de los producidos en sus parcelas.

En San Francisco, sólo un 31% de agricultores compra semillas. Esto no representa mejores condiciones de producción, por el contrario, significa que su cosecha ni siquiera sirve para usarse como semilla en la próxima siembra. El maíz (Zea mays) por ejemplo, es atacado por el gorgojo antes que se coseche. Esto afecta las decisiones del agricultor, ya que cuando compra la semilla, compra las variedades nativas menos costosas y no usa fertilizantes químicos ni pesticidas. Los agricultores están conscientes de que el costo de estos insumos es mayor que el beneficio que pueden obtener de las cosechas. En este caso, la falta de riego es el mayor factor limitante.

Los agricultores en San Clemente han conocido los insumos agrícolas por mucho tiempo, sin embargo no los usan como parte de un paquete tecnológico. Así tenemos que mientras 85% adquiere semillas en el mercado local, 87% de éstas no son mejoradas ni híbridas. Sólo 6% usa fertilizantes químicos, mientras que 27% emplea pesticidas. Además de esto, la irregularidad del riego limita aún más la producción eficiente.

 
Actividades agrícolas típicas en una parcela de la comunidad de San Nicolás.
  Familia de San Nicolás realizando trabajos agrícolas.

Los agricultores de San Nicolás, como grupo, emplean mejor algunas estrategias de producción. Esta comunidad tiene una tradición agrícola de mucho tiempo. Sólo 22% de los agricultores separa parte de su cosecha para la próxima siembra, mientras que 78% emplea semillas mejoradas o seleccionadas cuyo rendimiento es mayor. El 20% usa fertilizante químico y 40% usa pesticidas. En general, podemos decir que los agricultores de esta comunidad han desarrollado un conjunto de estrategias de producción para aprovechar los recursos de que disponen. En esta comunidad, el uso de pesticidas guarda estrecha relación con el tamaño de la parcela y con la orientación de la producción.

Producción agrícola. Se determinó que los principales cultivos varían entre las diferentes comunidades. Ninguno de los agricultores cultiva exclusivamente un sólo cultivo. Aquellos que tienen parcelas más pequeñas siembran cultivos secundarios en los bordes o entre los surcos del cultivo principal. Algunos de los agricultores usan la técnica de cultivos asociados.

San Francisco se caracteriza por la producción de maíz (41%), quinua (Chenopodium quinoa willd) (21%), chochos (Lupinus mutabilis sweet) (16%) y frijol (Phaseolus vulgaris) (10%). Cuando el maíz se cultiva en la sierra, es generalmente un cultivo secundario. En el caso de San Francisco, es la mejor solución que los agricultores han encontrado para obtener algún beneficio de sus propiedades.

San Nicolás se caracteriza por la producción de zanahoria (Dancus carota) (40%), papa (Solanam tuberosum) (38%), frijol (8,6%), lechuga (Lactuca sativa L.) (6,7%) y col (6,7%) . En base a que los factores de producción son mejores en esta comunidad que en San Francisco, los agricultores de San Nicolás producen para el mercado. A pesar de esto, su situación económica no es mejor debido a la gran fluctuación de precios.

San Clemente está caracterizada por la producción de papa (23%), chocho (8%), arveja (Pisum sativum L.) (7%), zanahoria y cebada (Hordeum vulgaris L.) (5%), y alfalfa (Medicago sativa) (3%). En esta comunidad existe una doble situación: quienes disponen de riego producen generalmente para el mercado, mientras que quienes carecen de riego tienen un típico sistema de subsistencia.

El papel del melloco (Ullucus tuberosus Lozano), de la oca (Oxalis tuberosa Molina) y de la mashua (Trojacolum Tuberosum Ruiz) es muy importante en San Nicolás. Es solamente en esta comunidad donde se pueden encontrar estos tubérculos, los cuales no reciben mucha atención pero constituyen una pequeña e importante parte de la dieta familiar.

En las comunidades estudiadas los rendimientos de los cultivos son más bajos que los promedios a nivel de país. Esta baja producción en las tres comunidades se debe a la carencia de riego y a la baja calidad del suelo en San Francisco; a la irregularidad del riego; a la baja calidad del suelo en San Clemente y a la falta de asesoramiento técnico y capital en San Nicolás.

Producción animal. El papel del componente pecuario en las tres comunidades es muy importante. En estas comunidades, el número de animales por familia es mayor que lo que reporta Sánchez (1993) para algunas comunidades indígenas. Los animales son una parte importante de la economía y dieta familiar, además de ser la fuente principal para mejorar la fertilidad del suelo. Los animales son menos vulnerables a factores climáticos adversos como sequías, granizadas o heladas que afectan los cultivos. Por lo tanto, el componente pecuario es el más estable dentro del sistema de producción. Los animales representan una importante reserva económica que puede ser convertida en dinero de acuerdo a las necesidades.

Los animales más importantes que constituyen parte de la unidad de producción familiar son el ganado bovino, cerdos, ovejas, cuyes, pollos y conejos. Con pocas excepciones no existe ningún manejo técnico de los animales.

Por su parte, los animales vacunos son alimentados con alfalfa, malezas y en varios casos inclusive con hojas de cabuya (Agave americana L.). Esto se refleja en la baja producción de leche. En el caso de San Francisco, el promedio es de 4 por vaca, en San Clemente 5,5 y en San Nicolás 9,6.

Las ovejas representan otra importante reserva económica, ya que inclusive aquellos agricultores con parcelas muy pequeñas crían ovejas en condiciones marginales, alimentándolas en los filos de caminos o en cualquier parte donde haya malezas. El único gasto que realiza la familia en la crianza de ovejas es el trabajo, que en muchos casos es la única alternativa para el exceso de mano de obra del hogar.

Especies menores tales como los cuyes y conejos son elementos importantes para las familias campesinas ya que contribuyen a la dieta y diversifican la economía. Las condiciones de crianza difieren entre las dos especies ya que en caso de los cuyes, éstos son criados principalmente dentro de la casa, mientras que los conejos son mantenidos en jaulas en el exterior. El principal alimento de estos animales son las malezas y los desperdicios de cocina.

Los cerdos son unos de los animales más frecuentes en la unidad de producción familiar. La mayoría de los cerdos son criollos y por lo tanto, más resistentes a las pobres condiciones de crianza. Más de un 83% de los hogares alimentan los cerdos con “agua sucia” como fuente principal.

En general, los animales son criados rústicamente. Sólo se provee de ciertas medicinas al ganado vacuno, a los cerdos y cuyes, mientras que a las ovejas, pollos y conejos no se les da ningún cuidado de este tipo.

Sistemas de Producción

Las varias estrategias de producción encontradas en las comunidades estudiadas difieren no solamente en la presencia o ausencia de un determinado cultivo o especie animal como parte de la unidad económica familiar, sino en la forma en la cual estos componentes, comunes en la mayoría de agricultores, están integrados dentro del sistema y relacionados con el mercado. Puede decirse entonces que mientras mayor es la integración de los subsistemas (agrícolas y pecuarios), mayor es la orientación de subsistencia de todo el sistema de producción campesino. El sistema de producción comercial existe solamente cuando un componente (agrícola o animal) ha reducido y eliminado la dependencia y puede ser tratado como un subsistema independiente del resto de los componentes de la parcela. En el área estudiada no existe una total dependencia de los componentes agrícolas y pecuarios. Por lo tanto, se encontraron las interacciones que caracterizan al sistema de producción de subsistencia y al sistema de producción semi-comercial. La observación de la FAO (1988), en la cual el tamaño de la parcela determina el sistema de producción necesita ser reconsiderada. Este estudio sugiere que lo que determina un sistema de producción son las técnicas y estrategias de producción que el agricultor usa, las cuales son más importantes que el tamaño de la parcela.

Sistema de producción de subsistencia. En este sistema de producción están incluidos todos los agricultores de la comunidad San Francisco y parte de San Nicolás y San Clemente. Este sistema existe debido a la escasez de alternativas. El sistema de producción de subsistencia existe basado en la interacción de los componentes agrícola y pecuario suplementado por el ingreso obtenido con trabajo fuera de la parcela. Inclusive bajo óptimas condiciones de producción, las interacciones débiles entre componentes no se eliminan debido al tamaño de la parcela y la dinámica de precios en el mercado. La baja producción de la parcela y los bajos ingresos obtenidos al comercializar los productos es compensado por ingreso de actividades no agrícolas.

Debido a la mala calidad de las cosechas, la baja productividad de la tierra y la diversificada pero reducida producción, los agricultores tienen que destinar la producción para autoconsumo, parcial o totalmente. Por ejemplo, en el caso de San Francisco, la venta de animales no se hace desde un punto de vista comercial sino de un punto de vista de supervivencia. En todo caso, debido a la diversidad del sistema de subsistencia, siempre hay algo en la parcela para comer o vender.

Sistema de producción semi-comercial. Los productores semi-comerciales representan una realidad diferente a la de los productores de subsistencia. Los productores semi-comerciales disponen de mejores recursos y varios hogares dependen del producto que obtienen de sus parcelas. Igual que en el sistema de subsistencia, una mezcla de actividades agrícolas y pecuarias caracteriza este sistema. Sin embargo, mayor atención se ha prestado a una especie en particular.

La mayoría de los agricultores en San Nicolás y San Clemente están incluidos en este sistema. Es importante considerar que la base de este sistema no es suficientemente fuerte y definida y que por lo tanto ante circunstancias adversas como sequías, heladas, precios bajos, etc., muchos agricultores pueden descender al nivel de subsistencia. Solamente unos pocos productores semi-comerciales logran un nivel en que períodos críticos no los convierte en productores de subsistencia.

La diferencia entre productores de subsistencia y semi-comerciales es más marcada en la producción agrícola. La producción pecuaria es mejor en San Nicolás, lo cual no significa que ellos tengan una orientación comercial. En las tres comunidades, el sector pecuario representa una reserva económica que es usada en períodos de crisis. Con pocas excepciones, la producción pecuaria no es la principal fuente de ingresos.

La producción agrícola en San Clemente se considera como semi-comercial y la mayoría de las familias en esta comunidad tiene como principal fuente de ingreso actividades fuera de la finca. En San Nicolás, la producción agrícola es tan importante que cualquier situación adversa es muy crítica para la economía familiar. En San Nicolás, los precios de los productos en el mercado son la principal limitación, ya que ellos pueden definir la posición de un agricultor como semi-comercial o de subsistencia.

El sistema de producción comercial. Un grupo de 38 agricultores de la comunidad San Nicolás se ha agrupado formando una unidad de producción bajo un sistema comercial. Ellos poseen aproximadamente 60 Ha que son trabajadas colectivamente. También disponen de un hato de vacas mestizas cuya producción es vendida directamente o procesada como queso.

Este grupo de agricultores parece haber tenido éxito en reducir la dependencia entre el sector pecuario y el sector agrícola. Fertilizantes químicos e insecticidas son aplicados a cada cultivo, mientras que canteros de alfalfa y otros pastos son mantenidos para alimentación animal. Las adversidades no son las mismas para cultivos y animales, por lo que no todo el sistema entra en crisis. El principal problema de este sistema es la deuda que tienen por la compra de la tierra. En la medida en que este problema se resuelva y las técnicas de producción y comercialización mejoren, los agricultores podrán mejorar sus condiciones de vida.

Ingreso Familiar

Para la mayoría de los hogares en San Francisco, el ingreso económico de actividades no agrícolas es indispensable. Un importante número de mujeres de esta comunidad trabaja como jornaleras en las haciendas cercanas. Ellas ganan 5.000 sucres (US $ 2.00) por día, 5 días a la semana. Esta es la principal fuente de ingresos que ellas tienen.

De acuerdo al criterio de Whitaker y Colyer (1990), entre 20 y 25% de la población ecuatoriana vive en una pobreza crítica, la cual se define como el ingreso económico familiar que no cubre ni siquiera una dieta básica adecuada. Los resultados de este trabajo indican que 61% de los hogares en San Francisco, 73% de San Nicolás y 65% de San Clemente viven en pobreza crítica. En general, los datos obtenidos de San Francisco y San Clemente indican que la situación económica es un poco mejor en estas comunidades que en San Nicolás. Esto parece contradictorio, ya que en San Nicolás existen mejores recursos de producción y la mayoría de los campesinos tienen sistemas de producción semi-comercial y comercial. Esto demuestra la importancia del ingreso proveniente de actividades fuera de la finca en la agricultura en pequeña escala. Mientras mayor es el porcentaje del ingreso proveniente de actividades fuera de la finca en el total del ingreso familiar, mejor es el ingreso familiar.

Conclusión

Se encontraron tres sistemas de producción principales en el área: subsistencia, semi-comercial y comercial. Estos sistemas dependen del grado en el cual técnicas modernas, insumos e irrigación se usan en la producción. Estos factores naturalmente influyen en el grado de dependencia o independencia entre los componentes, lo cual determina el tipo de sistema de producción.

El límite entre el sistema de subsistencia y el semi-comercial es difícil de distinguir, debido a las varias limitaciones del sistema semi-comercial. Una de éstas es especialmente la variación de precios en el mercado, la cual puede determinar la ubicación de un agricultor. Cuando los precios son bajos, la reducción de la parcela a un solo cultivo tiene efectos negativos.

La gran parte de los agricultores de estas comunidades se caracteriza por tener sistemas de producción de subsistencia.

Los animales criados más frecuentemente en las comunidades--sin fines comerciales ni de autoconsumo--son el ganado bovino, porcino, ovino, cuyes, pollos y conejos. Los animales son parte del sistema porque representan una reserva económica y que en muchos casos no tienen costo de producción porque la única inversión que hace la familia es el exceso de mano de obra adulta o de los niños.

Existe un pequeño grupo de agricultores en San Nicolás que poseen en forma colectiva una propiedad y algunos animales. Ellos tienen gran potencial para producir con una orientación de mercado. En este sistema se puede identificar cierta jerarquía de cultivos primarios, pastos, alfalfa, y cultivos secundarios, cuya ubicación como primario o secundario depende del precio en el mercado. El sector pecuario es el recurso más importante de este sistema y se limita a ganado de leche. Parte de la leche se procesa y se vende como queso. Esta asociación de agricultores ha adquirido insumos modernos para la producción.

Los resultados de este estudio demuestran la complejidad de los factores que influyen en el desarrollo de desnutrición entre niños y adultos. Entre éstos se encuentran el uso incorrecto de los recursos físicos y financieros, la falta de empleo, la mala sanidad, las condiciones climáticas adversas, la pobreza, el analfabetismo y los factores dietéticos. Todos estos factores parecen ser parte del sistema de producción que determina la nutrición precaria de la gente en las tres comunidades.

Este estudio debe ser visto como un informe preliminar. En el futuro, otros estudios se deberán llevar a cabo con el fin de establecer las interacciones entre las variables dentro de cada subsistema y entre los subsistemas, con el fin de identificar los factores sociales, ecológicos, agropecuarios y nutricionales que determinan la desnutrición de la gente en las comunidades. Las acciones tomadas sobre esta base facilitarán el avance en la causa de desarrollo rural.

Referencias

Bissonette, J. (1993). First World Congress of Dairy Products in Human Health and Nutrition. Madrid, Spain: Brookfield.

Corkill, D. & Cubitt, D. (1988). Ecuador: Fragile democracy. London:Latin American Bureau of Research and Action.

Chiriboga, M. (1984). Estrategias de supervivencia en la comunidad andina. Quito, Ecuador: Centro Andino de Acción Popular.

Durston, J. & Crivelli, A. (1984). Diferenciación campesina en la sierra ecuatoriana: Análisis estadístico de cinco comunidades de Cotopaxi y Chimborazo. Quito, Ecuador: CAAP.

FAO (1988). Plant production papers #87: Root and tuber crop plantains and bananas in developing countries.

Furche, C. (1982). Seminario de organización y economía campesina. Quito, Ecuador: Centro de Capacitación Conocoto.

De Grijalva, Y. & Grijalva, I. (1994). Improving nutritional practices of Ecuadorian adolescents. Washington D.C.: International Center for Research on Women.

Haney, E. (1987). Transformations of the agrarian structure in Ecuador with specific reference to the province of Chimborazo. Wisconsin: Land Tenure Center, University of Wisconsin.

Sánchez, J. (1993). Transformaciones Socio-culturales y educación indígena. Quito, Ecuador: Centro Andino de Acción Popular.

Shmitt, B. (1979). Protein calories and development: Nutritional variables in the economics of developing countries. Boulder, CO: Westview.

Top
Contact Us    
© Copyright 1996-2004 Benson Agriculture & Food Institute, all rights reserved
 
Record visit